Gazi tuvo una buena relación con el pastor y el liderazgo de nuestra iglesia en Katjel, Albania.  Venía de vez en cuando para disfrutar del compañerismo y jugar al ping pong, pero nunca tuvo ningún interés en Dios. Es pintor y muy conocido en su pueblo por su buen hacer. El hijo de Gazi, Uesli, ha sido parte de nuestro programa durante 3 años.

El mes pasado decidimos renovar parte del espacio de nuestro programa y la iglesia en Katjel. El pastor Lefter preguntó si podíamos contratar a Gazi como un buen amigo y buen pintor en el área. El trabajo tenía que hacerse rápidamente para que el programa pudiera continuar. Así que Gazi y su hermano trabajaron muchas horas para terminar a tiempo.

Durante la semana, el estudio de la Biblia y las reuniones de oración se llevaban a cabo en el edificio de manera normal. Gazi asistió a una de las reuniones de oración y pidió oraciones. Dijo que su espíritu obtuvo paz y gozo.

Entonces, al día siguiente asistió al Estudio Bíblico y se enteró de que la Biblia era más que un buen libro que trae suerte (como piensan muchas personas en Albania). Quería volver a experimentar esa alegría y paz, así que la semana siguiente, aunque el trabajo estaba terminado, tomó a su hijo y fue nuevamente a la reunión de oración. Gazi oró con el pastor Lefter y aceptó a Jesús como su Señor y Salvador.

Nos regocijamos con Gazi mientras él entrega su vida al Señor y comienza su caminata con él.