El apadrinamiento infantil es el núcleo de lo que hacemos en Living Water Adopt-A-Child, pero también tenemos otros proyectos que la gente puede apoyar. Uno de ellos es nuestro Proyecto M25, que ayuda a las personas mayores de la comunidad.

El nombre proviene del versículo bíblico Mateo 25:35, “… cuando tuve hambre, me diste de comer; cuando tenía sed, me disteis de beber… ”pero la inspiración original para este proyecto vino de una hermosa dama llamada María. María tenía más de 80 años y cuidaba de su nieta, también llamada María, que tiene dificultades de aprendizaje. La joven María viene a nuestro programa de alimentación en Chuchuca. Tiene 20 años, pero tiene la edad mental de una niña de 4 años. Su padre abandonó a la familia cuando ella era joven y su madre dejó su cuidado en manos de su abuela. Tiene que caminar unas 2 horas para llegar al programa de alimentación y, como no puede hacer ese viaje sola, la abuela María la acompaña.

Un día, cuando el padrino de la joven María los estaba visitando, nuestro Director Internacional, Steve McDaniel, estaba traduciendo. La abuela María pidió hablar con Steve y dijo:

“Tengo que caminar dos horas para traer a María al programa y luego tenemos que caminar dos horas a casa nuevamente. Entiendo que tiene reglas que debe cumplir, pero por favor, ¿podría darme una sola tortilla para darme la energía para el camino a casa? ”.

Cuando Steve la miró, el versículo de Mateo 25 le vino a la mente y supo que también teníamos que hacer algo por estas personas mayores vulnerables.  "

"No, no puedes comer una tortilla", le dijo, "puedes comer una comida completa".

Ahora nos hemos comprometido a servir a las “mujeres necesitadas” que están registradas en nuestros programas y que también reciben comidas. Estas mujeres están disponibles para ser apadrinadas, al igual que los niños. Nuestras iglesias en tres de los pueblos donde tenemos programas (Duenas, Jocotenango y Pasojoc) también abren sus puertas una vez al mes para brindar una comida caliente y una compañía amigable para algunos de los adultos más vulnerables de estas comunidades. Este programa también está disponible en Albania.

Lamentablemente, la abuela María falleció recientemente, pero inspiró un legado duradero que beneficiará a muchas personas mayores en su comunidad y más allá en los años venideros.